SOURCE: American Battle Monuments Commission

American Battle Monuments Commission

April 05, 2017 05:30 ET

6 de abril de 2017: ABMC comienza a conmemorar el centenario de la intervención de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial

ARLINGTON, VA--(Marketwired - 5 de abril de 2017) - La Comisión de Monumentos de Batallas Estadounidenses (ABMC), creada originalmente para construir monumentos conmemorativos de la Gran Guerra en Europa, a la larga evolucionó y se hizo cargo de los cementerios militares de los Estados Unidos en el extranjero de la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, 100 años más tarde, los terrenos de los cementerios sagrados de la ABMC sirven de ejemplo en todo el mundo de la reverencia y el respeto que merecen los estadounidenses que sirvieron y murieron como miembrSos de las Fuerzas Armadas. Durante el curso del Centenario de la Intervención de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, la ABMC ofrecerá nuevas exhibiciones, eventos y recursos para conmemorar este capítulo de nuestra historia americana, entre ellos:

El Congreso declaró la guerra a Alemania el 6 de abril de 1917, fecha en que se inició formalmente la intervención de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. Los efectos de la Gran Guerra no pueden ser subestimados: más de cuatro millones de estadounidenses prestaron servicio militar durante la guerra y más de 115.000 perdieron la vida. Los estadounidenses vivieron esta experiencia de guerra y pérdida como muy personal, y esperaban que el gobierno conmemorara y honrara a los caídos en la guerra. La Primera Guerra Mundial sentó las bases para la creación de la Comisión de Monumentos de Batallas Estadounidenses (ABMC), una decisión definitoria del gobierno estadounidense sobre cómo nosotros, como nación, honramos a aquellos que sacrificaron sus vidas.

Cómo se involucró los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial

Aunque los Estados Unidos permaneció oficialmente neutral a principios de la guerra, la opinión pública pronto se inclinó en contra Alemania. Este país invadió Bélgica neutral al comienzo de la guerra y allí cometieron atrocidades. El uso de gas y zepelines por parte de Alemania para bombardear ciudades también generaron una cobertura mediática desfavorable. Algunos estadounidenses se sintieron ansiosos de sumarse a la lucha contra los "hunos".

Los voluntarios encontraron maneras de prestar servicio en los ejércitos británicos, canadienses, franceses y otros, y un gran número de ellos se alistó en la Legión Extranjera Francesa. (La Legión ofrecía una forma de conservar la ciudadanía estadounidense, ya que los voluntarios juraban lealtad a la Legión en lugar de Francia). Esto a su vez se convirtió en una base de reclutamiento para famosas organizaciones americanas como la Escuadrilla Lafayette y los escuadrones aéreos de Lafayette. Otros estadounidenses sirvieron como civiles en la Cruz Roja Americana, el servicio de ambulancias Norton-Harjes y otras organizaciones similares. Estos voluntarios llegaron a ser interesantes desde el punto de vista periodístico, siendo objeto de conmovedores y emocionantes relatos desde el frente de batalla. Su servicio y sacrificio inspiraron a los observadores estadounidenses neutrales a convertirse en partidarios de los Aliados.

En las primeras etapas de la guerra, Gran Bretaña y Alemania habían impuesto bloqueos navales, pero de maneras muy diferentes. El bloqueo británico era tradicional y consistía en interceptar barcos y garantizar la seguridad de sus tripulaciones. Los alemanes confiaron en los submarinos, que tenían la ventaja de atacar sin previo aviso debido a la vulnerabilidad cuando salían a la superficie. Estados Unidos casi entró en guerra con Alemania después del hundimiento del RMS Lusitania en mayo de 1915, donde perecieron 128 estadounidenses. Siguieron otros hundimientos y protestas estadounidenses, pero con el tiempo Alemania cedió en lugar de declarar la guerra a los Estados Unidos. Alemania prometió no atacar los buques de pasajeros y garantizar la evacuación segura de las tripulaciones de otros buques. En aquel momento esto tranquilizó a los Estados Unidos.

El presidente Wilson intentó llegar a una solución negociada de la guerra, con poco éxito. Para no provocar a los alemanes y en parte por razones presupuestarias, el gobierno de Wilson mantuvo a las fuerzas armadas estadounidenses débiles. El ejército permanecía lamentablemente pequeño, y los buques de la Armada no tenían suficiente tripulación ni entrenamiento. Gracias al apoyo de los pacifistas y de los que preferían la neutralidad, Wilson fue reelegido en 1916, debido en parte a su plataforma aislacionista y al lema de su campaña "Nos mantuvo fuera de la guerra".

A principios de 1917, los cambios en el escenario mundial ya no le permitieron a los Estados Unidos permanecer neutral. El Imperio ruso estaba al borde del colapso, y los alemanes, que estaban desesperados tras años de guerra y del bloqueo inglés, vieron un camino hacia la victoria. Alemania creía que la guerra submarina irrestricta derrotaría a Gran Bretaña antes de que las fuerzas armadas estadounidenses sin preparación alguna pudieran intervenir efectivamente y la reanudó el 1 de febrero de 1917. Los alemanes también trataron de conspirar con México contra los Estados Unidos con el infame "Telegrama Zimmermann". Interceptado por los británicos, la noticia del telegrama fue publicada en la prensa estadounidense el 1 de marzo, seguida por el hundimiento de cinco buques mercantes estadounidenses a finales de ese mes. Estos ataques alemanes indignaron al pueblo estadounidense que apoyaba moralmente a los Aliados. Los Estados Unidos habían llegado a su punto crítico.

El presidente Wilson pidió al Congreso una Declaración de Guerra y lo logró el 6 de abril de 1917. Wilson caracterizó la guerra que había intentado evitar tanto como una "guerra para acabar con la guerra" y un esfuerzo por "hacer el mundo seguro para la democracia". El pueblo estadounidense se había unido para apoyar este gran esfuerzo y estaba más unido que nunca. E pluribus unum.

Acerca de la ABMC:
Establecida por el Congreso en 1923, la Comisión de Monumentos de Batallas Estadounidenses conmemora el servicio, los logros y el sacrificio de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. ABMC administra 26 cementerios militares en el extranjero, y 27 monumentos conmemorativos, monumentos y marcadores.

Imagen Disponible: http://www.marketwire.com/library/MwGo/2017/4/3/11G134907/Images/111_sc_WW1_37718_suresnes_(2)_(1)-a3a67c56e8d3b6d3b7a4b77dd326bd14.jpg

Contact Information