SOURCE: The CDC

The CDC

August 08, 2013 09:15 ET

Adultos, ¡las vacunas no son solo para los niños!

El Mes Nacional de Concientización sobre la Vacunación nos recuerda que todos necesitamos vacunas en todas las etapas de la vida.

ATLANTA, GA--(Marketwired - Aug 8, 2013) -  ¡Así es! La necesidad de vacunarse no termina con la infancia. Cada año, miles de adultos en los Estados Unidos sufren serios problemas de salud, son hospitalizados o incluso mueren a causa de enfermedades que se pueden prevenir con las vacunas como la influenza (gripe), la tosferina, ciertas infecciones bacterianas, la hepatitis A y B, la culebrilla (herpes zóster) y algunos cánceres, incluyendo el de cuello uterino y de hígado. Hable hoy con su médico para averiguar qué vacunas se recomiendan para usted.

La mayoría de las personas no saben que los adultos también necesitan vacunas. Aunque muchos saben que se recomienda ponerse la vacuna contra la influenza todos los años, pocos adultos están al tanto de la necesidad de otras vacunas para ayudar a proteger su salud.

La protección que brindan algunas vacunas infantiles se desvanece con el tiempo, lo cual deja a los adultos vulnerables ante las enfermedades. Por ejemplo, los casos de tosferina han aumentado en los últimos años y se reportaron más de 41,000 en el año 2012. Hemos aprendido que la protección que otorga la vacuna DTaP contra la tosferina, que se les administra a los niños, no dura hasta la adultez por lo que ahora se les recomienda a todos los adultos que reciban una dosis de la vacuna Tdap contra esa enfermedad.

A los adultos también se les pueden recomendar otras vacunas dependiendo de su edad, trabajo, pasatiempos, viajes o estado de salud. Además, se les pueden recomendar otras si no recibieron ciertas vacunas cuando eran niños o adolescentes. Revise su registro de vacunación para asegurarse de que le hayan puesto la vacuna contra el VPH (HPV, por sus siglas en inglés) y la vacuna triple contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés). Es posible que también necesite la vacuna contra la varicela si no se la ha puesto o no ha tenido la enfermedad.

Algunos adultos, incluyendo los de edad avanzada y aquellos que tienen afecciones crónicas, pueden tener un riesgo mayor de presentar complicaciones graves si contraen algunas enfermedades prevenibles con vacunas. Por ejemplo, debido a que en la edad avanzada aumenta las posibilidades de contraer culebrilla, los CDC recomiendan que los adultos se pongan la vacuna contra esa enfermedad al cumplir los 60 años. Las personas con diabetes, enfermedad cardiaca y EPOC o asma, incluso si están bien controladas, tienen más probabilidades de tener complicaciones a raíz de la influenza que aquellas que no tienen esas afecciones. Para prevenir posibles complicaciones, como la neumonía, las personas que tengan esas afecciones crónicas también deberían recibir la vacuna antineumocócica polisacárida.

Pero esas no son las únicas razones para mantenerse al día con las vacunas.

La vacunación de los adultos es necesaria porque no solo protege a la persona que recibe la vacuna, sino que también puede ayudar a prevenir la transmisión de ciertas enfermedades a sus seres queridos y a aquellos en la comunidad que son más vulnerables (como los que tienen el sistema inmunitario debilitado y los bebés). Ellos no tienen una opción, pero usted sí.

Las vacunas están disponibles en los consultorios médicos, así como en otros lugares accesibles como farmacias, sitios de trabajo, clínicas comunitarias y departamentos de salud. Para encontrar un proveedor de vacunas cerca de usted, visite http://vaccine.healthmap.org (en inglés).

Muchos servicios preventivos, incluidas las vacunas que se recomiendan para los adultos, estarán pronto disponibles sin ningún costo para los pacientes. Visite https://www.cuidadodesalud.gov/es/what-are-my-preventive-care-benefits/ para obtener más información.

Vacunarnos es un paso importante que podemos dar para protegernos y proteger a nuestros seres queridos de enfermedades que se pueden prevenir con las vacunas. Sin embargo, demasiados adultos -- quizá incluso usted mismo -- no están al día con sus vacunas. Hable con su médico para averiguar cuáles son las vacunas adecuadas para usted.

Para obtener más información sobre las vacunas o para responder un cuestionario que le permitirá saber cuáles podría necesitar, visite www.cdc.gov/espanol/vacunas/.

Contact Information