SOURCE: International Diabetes Federation (IDF)

October 21, 2009 13:00 ET

Nuevos Estudios de la Federación Internacional de Diabetes Revelan que las Personas en Países en Desarrollo pagan más por la Atención Sanitaria Para su Diabetes y Tienen Resultados de Salud más Pobres

MONTREAL--(Marketwire - October 21, 2009) - La diabetes tipo 2 con frecuencia se ve como una condición que afecta a personas mayores, adultos improductivos en países ricos. Sin embargo, la realidad es que el 70% de las personas con diabetes viven ahora en países de renta medio baja y que el impacto económico de la diabetes es mucho mayor en países pobres. Aun así la mayoría del gasto, el 90% de los gastos médicos en atención diabética, se realiza en los Estados Unidos, Canadá, los países de Europa Occidental y otros países ricos. Este ha sido el resultado de la investigación más extensa realizada sobre el impacto económico de la diabetes en países de renta media baja.

Los nuevos datos de la Federación Internacional de Diabetes (FID) son la conclusión de un número de investigadores que han entrevistado en cinco países africanos a 2300 hombres y mujeres con diabetes tipo 2 y a otros 2300 de sus vecinos sin diabetes. Los estudios revelan que las personas con diabetes tienen aproximadamente 3 veces más el índice de enfermedad cardiovascular, infarto, enfermedad renal e insuficiencia cardiaca que sus vecinos en circunstancias parecidas. Las personas con diabetes también tienen más tuberculosis, VIH/SIDA y malaria. Todas estas enfermedades acarrean un alto gasto médico y pérdida de ingresos debido a complicaciones como la ceguera, parálisis, amputación, dolor, deficiencias cognitivas y otros problemas de invalidez. Una de cada seis personas entrevistadas no podía trabajar debido a su salud; 1 de cada 3 decían que no podían trabajar todo lo que quisieran, y un 3% dijeron que tenían que trabajar más debido a que tenían que cubrir sus gastos médicos. 1 de cada 5 informaron que no eran capaces de comprar mucha comida debido al gasto medico y más de la mitad dijo que no podían comprar las medicinas que necesitaban.

Quizás la conclusión más sorprendente fue que un 15% de los miembros de la familia tenían que dejar su trabajo para cuidar a otro miembro de la familia con diabetes, un 20% tuvo que reducir sus horas de trabajo y el 15% tenían que trabajar para contribuir al coste de las medicinas y la atención sanitaria para un miembro de la familia con diabetes. El resultado de todo esto, según Jonathan Betz Brown, PHD, Chair de la Fuerza de Trabajo sobre Economía de la Salud de la FID y del Kaiser Permanent Center for Health Research, responsable del estudio mundial, es que "los niños no van al colegio y tienen acceso a pocos alimentos, las familias pierden las granjas y sus negocios, y las mujeres y niñas están forzadas a quedarse en casa para cuidar de sus padres. Al final, estas tragedias familiares tienen como resultado una fuerza de trabajo reducida y peor educada, una mayor desorganización social y menor crecimiento económico".

"Pensarán que la mejor manera de ayudar a los niños en África sería ignorar las enfermedades crónicas como la diabetes," dijo el responsable del estudio en África y Vicepresidente de la FID Dr. Kaushik Ramaiya, del Hospital Shree Hindu Mandal en Dar es Salaam, Tanzania, "pero en países en desarrollado, las vidas de los niños y sus posibilidades dependen de la supervivencia y fortaleza de padres y abuelos. Cuando un padre pierde su trabajo por un infarto, o una madre no puede cultivar el grano o cuidar de los animales, o cocinar, debido a su ceguera o a una amputación, la familia entera puede encontrarse sin hogar y en la pobreza."

Las conclusiones del estudio en África muestran como las personas con diabetes en el continente tienen más problemas médicos que otras personas de su misma edad y sexo, tienen menos posibilidades físicas y de trabajo, necesitan con más asiduidad atención médica y drenan los recursos económicos de sus familias y la sociedad.

Los principales investigadores de cada estudio fueron reclutados localmente y todos cuentan con reputación internacional de sus investigaciones. El Presidente de la FID Profesor Jean Claude Mbanya lideró el estudio en Camerún, la Dra. Eva Njenga en Kenia, la Sra. Stephane Besançon en Mali, el Dr. Paul Rheeder en Sudáfrica, y el Dr. Kaushik Ramaiya en Tanzania. Otros estudios están en proceso en 17 ciudades de China, en Kazajistán y en tres países de Centro América.

Estos son los resultados preliminares y se continúa con el análisis de los datos. Los resultados serán publicados más adelante.

Nota a Editores:

La Federación Internacional de Diabetes (FID) es una organización paraguas con más de 200 asociaciones miembro en más de 160 países representando a los más de 285 millones de personas que viven con diabetes, sus familias y los profesionales sanitarios. La misión de la FID es promover la prevención, el tratamiento y la cura de la diabetes en todo el mundo. Entre sus principales actividades se incluyen la educación diabética para las personas que viven con diabetes y los profesionales sanitarios, campañas de concienciación y la promoción en el intercambio de información. La FID es una organización no gubernamental en relaciones oficiales con la OMS y asociada al departamento de Información Pública de Naciones Unidas. La FID organiza el Congreso Mundial de Diabetes cada 2 años. Para más información visite www.idf.org

Contact Information

  • Contacto Medios:
    Kerrita McClaughlyn
    Media Relations Manager
    Federación Internacional de Diabetes
    Móvil: +32 487-530-625
    Sala de Prensa de la FID (Montreal):
    +1 514-789-3407 and +1 514-789-3409
    E-mail: media@idf.org